Cómo ha crecido el E-Commerce en confinamiento

El confinamiento producido por la pandemia del Covid-19 ha logrado cambiar la forma de comunicarnos y de comercializar los productos, es decir ha cambiado el comportamiento, costumbres, consumos de las personas en todo el mundo.

Si vemos, el consumo de protección y sanidad ha crecido enormemente, la compra de productos de limpieza, medicina, salud, seguros de vida y médicos, esto se debe a que todos queremos prevenir el contagio del coronavirus a toda costa.

Esto ha hecho que, el mundo se volqué a medios digitales para proveerse de cosas necesarias para estar en casa y lo realizan a través de canales o plataformas electrónicas que les permiten pagar por sus compras mediante tarjetas de crédito o débito sin necesidad de moverse de casa.

Por otro lado, tenemos las tiendas, salvo las esenciales, que han tenido que migran al comercio online como única alternativa para poder mantenerse en pie y sobrellevar el confinamiento.

Fuente: Pixabay

Lo que ha favorecido el E-Commerce que en los últimos meses ha crecido un 55% durante la pandemia, como única alternativa para beneficiarse dentro de la actividad económica que apenas se mueve a nivel mundial.

España, por ejemplo, el comercio electrónico, ha tenido un aumento del 23,5% en facturación de comercio electrónico comparada con el año pasado, datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Así mismo, señala que el crecimiento alcanzado entre el 13 y el 20 de marzo fue de un 55% desde que se decreta el confinamiento en el país.

En abril, el E-Commerce se detuvo por el estado de alarma en el país, beneficiando a las tiendas físicas, en ese mes la ciudadanía se dedicó a comprar productos de primera necesidad, siendo el papel higiénico el protagonista.

Luego del estado de alarma cuando todo comenzó a calmarse y el comercio online comenzó a activarse nuevamente.

De acuerdo, al estudio los habitantes debieron permanecer en sus casas desde el 15 de marzo y se demuestra un crecimiento sostenido de las compras en línea como productos de salud, de limpieza e incluso artículos básicos evitando así salir a la calle y evitar riesgo de contagio.

Hay artículos deportivos que también tuvieron un crecimiento durante el confinamiento y esto se debe a que las personas realizaban ejercicios en casa, también productos de jardinería y mobiliario para ocupar el tiempo de ocio.

Sin embargo, cabe señalar que no todos los sectores tuvieron beneficios durante el confinamiento y las ventas online, por ejemplo, tenemos moda se desplomo su venta por internet a más de un 80%, de acuerdo a la estimación de la patronal del sector.

Las proyecciones en este sector no son alentadoras a corto plazo, ya que se estima que, al pasar la pandemia, la economía quedará tan golpeada a las personas que preferirán comprar productos esenciales que no esenciales como la ropa.

Lo que hará que el sector de la moda tenga que crear promociones y rebaja en sus productos. Para no ir tan lejos, tenemos marcas reconocidas que están ya, ofreciendo entre el 30% y 50% de descuento para darle salida aquellos productos que no han podido vender.

Fuente: Pexels

Lo aprendido que nos queda de toda esta situación es que el comercio electrónico tiene que madurar mucho más y hacerse más eficiente.

Muchas de las compras online de cadenas de suministros han colapsados por la cantidad de pedidos recibidos durante el confinamiento, centros logísticos, redes de transporte colapsadas, quiebras de stocks, envíos diferidos entre otras cosas que generan desconfianza y mala experiencia a los consumidores.

Desde las empresas más pequeñas hasta las más grandes online como Amazon se han visto afectadas, tanto que ésta última anuncia en convertirse en un proveedor de servicios logísticos global para las grandes cadenas como El corte inglés, Carrefour o Día que han presentado retraso en el despacho de sus productos.

El estudio señala que al menos un 10% de los nuevos clientes que realizan compras online no lo haga cuando todo esto termine.

Hoy, es importante y necesario replantearse un balance entre la eficacia y la resilencia, de manera que las empresas puedan contar con más proveedores.

Por otra parte, los clientes deben considerar que un 10% de las personas comprar semanalmente por internet, que la primera vez que lo hicieron fue a través de grupos y han tenido que seguir realizándolo por estos canales hasta que pase la pandemia.

En relación al comercio de cercanía y pequeños productores han tenido que digitalizar sus productos o servicios y añadir el Delivery, permitiendo que sus ventas se incrementen y reducir las pérdidas.

Las panaderías o tiendas de ultramarinos comenzaron a ofrecer sus servicios mediante las redes sociales con la finalidad de enviar productos frescos sin salir de casa.

No obstante, los cambios que nos dejará esta pandemia no están completamente definidos, lo que si está claro es el comportamiento de las personas durante esta crisis permitiendo que grandes, medianas y pequeñas empresas tengan una nueva posibilidad de negocio.

Robold nos indica en su estudio lo siguiente:

  • El 34% de las personas van seguirán utilizando consultas médicas en línea.
  • El 33% volverá a formarse a través de e-learning.
  • El 29% usarán software para teletrabajo.
  • El 26% pagarán por distracción en línea.
  • El 21% verán transmisiones en vivo desde su móvil.
  • El 18% apostarán por E-Commerce.
  • El 14% seguirán artículos deportivos para hacer ejercicios en casa.
  • El 13% usarán la banca online.

El E-Commerce facilita la capacidad de ahorrar menos tiempo y de comprar con mayor comodidad, permitiendo su crecimiento.

El crecimiento del E-Commerce se ha acelerado con la emergencia, para dar un ejemplo, lo que se hace en tres años se ha logrado en 3 semanas, porque las empresas y los usuarios prefieren pedir desde casa que salir a la calle.

Esta nos indica, un despertar de forma forzosa en más de uno de cada 3 consumidores que realizo compras a través de internet.

De acuerdo, a Álex Ramírez, CEO de t2ó USA señala que los primeros pasos que se deben dar para lanzar un E-Commerce, es definir claramente el objetivo, analizar la vialidad económica, definir la plataforma estratégica, establecer los requisitos lógicos y conocer las implicaciones legales.

Entre las ventajas que ofrece cambiar la forma tradicional de comprar a la compra online tenemos que la tecnología y la modernidad que se han implementado han optimizado la manera de comunicarnos con los demás.

Por otro lado, tenemos que como sociedad estamos con conectividad y eso influye en todos los campos del comercio electrónico.

Tanto, que miles de empresas han visto una gran oportunidad en el E-Commerce y lo ha sabido aprovechar para su beneficio y en función a ayudar a los demás a que permanezcan en casa.

Otra de las ventajas es que las empresas que comercializan sus servicios online alcanzan mucho más rápidas sus metas propuestas, llegan a más personas, minimizan el riesgo y es una forma más rápida de vender.

En cuando a los consumidores, se ha convertido en una manera mucho más práctica de comprar sin salir de casa, con la facilidad de comprar desde sus dispositivos móviles u ordenador, todo lo que necesiten y haciendo mucho más placentero para el cliente la compra.

Si te gusto esta noticia compártela con tus amigos, familiares y en las redes sociales, ya que será también de utilidad para ellos. Mrp.

Fuente: News.Google, Pixabay, Pexels, isdi.education, iproup.